Un centenar de divorciados solicitó ayuda psicológica y mediación familiar en 2005

IBAI CEREIJO/VITORIA

Al mismo ritmo al que aumenta la cifra de fracasos matrimoniales, crece la necesidad de apoyos para superar el mal trago de una ruptura. La Asociación de Madres y Padres Separados de Álava (Amapase) ayudó el año pasado a 169 divorciados a sentar las bases de su nueva vida a través de su servicio de consejería jurídica y personal. El servicio más demandado fue el asesoramiento psicológico. 87 personas -un 68% de mujeres y un 38% de hombres- se dirigieron al colectivo para poner sus ideas en orden.

La memoria de actividades de Amapase recoge también un significativo aumento de las solicitudes de mediación familiar. Los expertos de la asociación intervinieron en 17 ocasiones para arbitrar en conflictos tales como los incumplimientos del régimen de visitas y la recomposición de la relación con los hijos adolescentes.

Un problema cada vez más habitual es dilucidar quién se queda con la vivienda familiar una vez consumada la ruptura. «Qué hacer con la casa es uno de los escollos más importantes para llegar a acuerdos», apuntó una portavoz de la asociación.

En 2005 los tribunales disolvieron 684 matrimonios en Álava, de los que la mayoría (458) fueron divorcios. La cifra de rupturas definitivas se ha disparado un 83% en un año al aligerarse los trámites con la nueva ley.

Consultas jurídicas
Precisamente, aclarar las dudas sobre la ley y ofrecer información sobre la custodia de los hijos, el reparto de bienes y el disfrute de la vivienda es una de las principales tareas de Amapase. 149 ciudadanos acudieron a la asociación para plantear consultas y «varios cientos más» las resolvieron por teléfono. El perfil de la persona que pide consejo jurídico es el de un hombre (54%) o una mujer (46%) de más de 35 años y con uno o dos hijos.

Otros servicios que ofrece la asociación son el de asesoramiento socioeconómico, los talleres formativos y los grupos de autoayuda. «Potenciamos la creación de redes de solidaridad porque el apoyo social es muy importante para evitar la soledad y el aislamiento», explicó una psicóloga del colectivo.

EL CORREO DIGITAL

About laura
lbx019@MPS