Adelantadas a su tiempo

Existen miles de historias parecidas a las suyas, pero Mari Carmen e Isabel tienen el valor de hacerlas públicas. Ellas sobrevivieron a un divorcio y hoy en día se sienten felices, completas y satisfechas de sus logros

Mari Carmen e Isabel se adelantaron a su tiempo. Cuando los vitorianos todavía torcían el gesto al oír hablar de separación o de divorcio, ambas decidieron echarse la familia a la espalda tras un matrimonio roto y sacaron a sus hijos adelante, no sin numerosos sacrificios. Integradas en la Asociación de Madres y Padres Separados, Amapase, las dos comparten un gran optimismo y enormes ganas de vivir, elementos indispensables para sobrevivir al frente de lo que técnicamente se conoce como “unidad convivencial”, aunque reconocen que sus principales preocupaciones son sus hijos y la economía familiar, un escollo cada vez más escarpado.

Mari Carmen tiene 45 años y reside junto a sus dos hijos mayores de edad en Arana. Trabaja como empleada en un comercio y aunque en ocasiones se le hace muy cuesta arriba compaginar su trabajo con la atención a su familia, se confiesa “afortunada” de contar con un puesto estable. Los hijos aportan lo que pueden a la economía familiar, aunque actualmente ambos se encuentran en paro, lo que da lugar a escenas de tensión cuando llega el fin de mes. “Sientes angustia, ansiedad, preocupación… Ves que no te alcanza el dinero y que, a pesar de no permitirte caprichos, no llegas. Menos mal que al final levantas la cabeza y sales adelante, aunque hay veces que no sabes ni cómo”, asegura.

La precariedad laboral repercute negativamente en la situación familiar de Mari Carmen, ya que muchos de los contratos que obtienen sus hijos se tramitan mes a mes a través de ETT, pero existen problemas más acuciantes, como el de la vivienda. Actualmente, el núcleo familiar reside en el domicilio que ocupaba antes de la separación, pero el divorcio provocará su venta en breve, lo que abre una incógnita preocupante. “Como aún soy cotitular del piso no puedo apuntarme a Etxebide, pero dentro de poco se va a vender y todavía no sé ni dónde ni cómo vamos a vivir”, se pregunta. Además, lamenta que la Administración reclame tantos requisitos para acceder a los sorteos. “Te piden una nómina, unos mínimos… creo que la situación de cada familia es diferente y que deberían atender cada necesidad de forma personalizada”, medita.

Isabel, de 49 años, no sufre este problema. Vive con sus tres hijos en una VPO de Lakua y sonríe al pensar en las vistas al Gorbea que cada mañana disfruta desde su cocina. Sin embargo, comparte con Mari Carmen la preocupación por la economía, un problema que todos los meses le obliga a realizar “malabarismos” con el sueldo.

Isabel se halla al frente de su familia desde hace dos décadas. Dejó su ciudad, Tarragona, para pedir ayuda a su familia, afincada en Cuenca. Trabajó en Valencia durante algún tiempo y poco a poco fue cumplimentando los trámites de su divorcio. Un buen día, hace ya 17 años, un familiar le propuso mudarse a Vitoria. “Vine para conocer la ciudad y me encantó”, recuerda.

Se empadronó y contactó con una asistenta social que le prestó su apoyo. Pasó el tiempo, alquiló un piso y fue trasladando poco a poco a los miembros de la familia para que se fuera aclimatando al nuevo entorno. Buscó trabajo en una empresa de limpieza, acudió a charlas y cursos y se apuntó a las listas de Etxebide para acceder a un piso en Arana. “Al final me lo dieron en Lakua, que entonces parecía estar en el fin del mundo, pero hoy no lo cambiaría por nada”. Ahora, después de que la hipoteca le haya subido 150 euros en dos años y con varios plazos de los muebles aún pendientes de pago, su principal preocupación es la economía.

Las asociaciones de padres separados piden una revisión de la ley

Exigen una vigilancia extrema de las normas referentes al divorcio y a la violencia de género

vitoria. Dos años y medio después de la reforma de la Ley de Divorcio, y tres después de la entrada en vigor de la Ley de Violencia de Género, la conflictividad en los divorcios ha aumentado un 5,4%, ha crecido el número de mujeres y hombres asesinados a manos de sus parejas, y la utilización y manipulación de los menores en los procesos de divorcio se ha multiplicado.

Lo denuncian las asociaciones de padres y madres separados, que instan además al gobierno a hacer algo al respecto. “Ante el fracaso de estas dos leyes nos hemos reunido para aprobar un conjunto de medidas que presentaremos a todos los grupos políticos de cara a las elecciones generales de marzo”, explica Rafael Rodrigo, presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Madres y Padres Separados. El objetivo de las medidas es reducir la conflictividad, disminuir la violencia familiar, potenciar la igualdad entre ambos sexos, defender el derecho de los niños a tener padre y madre y prevenir las situaciones de pobreza y marginalidad. “En España hay un feminismo político radical que atenta incluso contra el feminismo igualitario. Pero la consecución de la igualdad hombre-mujer es un proyecto de integración y colaboración, no un proceso de sustituir el machismo por el hembrismo”, apunta.

En su artículo primero, asegura Rodrigo, esa Ley ya califica a la mujer como parte discriminada, desigual y bajo del poder el hombre en sus relaciones afectivas, una consideración “machista y de carácter excluyente”. Para hacer frente a esta realidad, estas asociaciones proponen diversas alterativas.

peticiones Entre las peticiones más significativas está la de crear un Ministerio de la Familia, modificar la Ley del Divorcio -en cuanto a los términos de custodia compartida, liquidación de gananciales o la mediación familiar, entre otros-, así como la Ley de Violencia de Género y favorecer una serie de medidas sociales como la ayuda a la vivienda y el impago de pensiones. La primera carencia de la legislación contra la violencia machista, argumentan, es que ignora a las víctimas cuando no son mujeres y que no atiende la diferencia entre violencia de género y doméstica. Además, denuncian, ha recibido más de 120 recursos de inconstitucionalidad desde su puesta en marcha en 2004

No sin mis hijos

Tras una década de matrimonio, de la noche a la mañana su esposa le denunció por maltrato sin que la hubiera tocado. Ahora lucha por recuperar la custodia de sus dos hijos. Y su dignidad

Pa BLO Fernández ha dejado de ser marido y padre de sopetón y a golpe de orden judicial. Hace dos meses, la policía se presentó de madrugada en su casa y le entregó la citación para que se personara en el Juzgado de Violencia de Género de Vitoria la mañana siguiente. Su mujer le acusaba de maltrato. “Yo no le había hecho nada. Pero la tarde anterior llegué a casa, y sin que la tocara, empezó a gritar como una loca que no la pegara. Gritaba y lloraba. Una amiga suya estaba en casa, en la habitación de al lado y, por supuesto, acudió asustada. Luego declaró como testigo. Todo fue un teatrillo que se montó mi ex pareja para conseguir lo que quería”, recuerda.

Pablo tiene 41 años, llevaba 18 años viviendo con su mujer, y 13 de matrimonio. Pero desde hacía un tiempo las cosas no marchaban bien entre ellos y él le comentó que no podía seguir viviendo así. “No le sentó nada bien. Entonces me dijo, que la que se iba a separar era ella, como amenazándome”. A partir de ahí, comenzó la pesadilla. “Lo único que hacía era meterse conmigo. Decía que estaba loco y me acusaba de acostarme con unas y con otras. Su familia entera me machacó y también se metieron con la mía. La situación llegó a una degradación total”.

La guinda fue la falsa denuncia por malos tratos. Y la sentencia, porque a pesar de la trampa que le había tendido su mujer, no hubo manera de demostrarlo ante el magistrado. El juez dictó una falta por vejaciones, abandono del domicilio y ocho días de localización permanente. También decretó una orden de alejamiento de seis meses. Y la opción de seguir siendo padre -tiene dos hijos de dos y siete años- sólo dos fines de semana al mes. Eso es lo que peor lleva. Y sus hijos también. “Me dicen que me echan mucho de menos. Y el mayor no hace más que repetirme que me quiere mucho. Yo lo paso fatal”, confiesa con la voz entrecortada. Ahora el que llora es él.

hacia arriba Y eso que, dos meses después de que empezara todo, parece que empieza a reponerse. Gracias al apoyo de su familia y de sus amigos, ve un poco de luz al final del túnel. “Estoy más esperanzado y optimista. Pero todo ha sido muy difícil y doloroso”. Pablo lucha ahora por conseguir la custodia de sus hijos. Su mujer, asegura, no está bien y junto a su abogado, trabaja en lograr informes médicos y pruebas que lo demuestren. Y en recuperar una vida que se le truncó de repente. “Ahora vivo con mis padres. Y, a lo mejor, me cambio de trabajo. Mi vida está un poco descontrolada en ese sentido ahora. Pero estoy luchando por centrarme otra vez, conseguir una casa, y unas condiciones económicas y de vida que constituyan una garantía para poder hacerme cargo de mis hijos sin ningún problema”.

Se trata de volver a empezar, admite Pablo. De su ex mujer, no quiere ni oír hablar. Le ha destrozado la vida, y aunque se está dando cuenta de la gravedad de lo que ha hecho y está medio arrepentida, sólo confía en que se acabe todo esto y poder pasar página. No le está resultando nada fácil, porque en el tema de la violencia de género, advierte, todos los hombres parten como presuntos culpables. “Yo entiendo que se trata de un tema muy delicado. Pero también existen casos como el mío. ¿Y en qué situación nos quedamos nosotros? Estamos muy desprotegidos y no tenemos dónde acudir. Yo me he quedado sin hijos de repente, pero los necesito tanto como puede necesitarlos una madre. Y ellos también me necesitan a mí”.

Los procesos de separación disparan las falsas denuncias por malos tratos en Álava

El fraude se usa para que el varón abandone la casa y para que pierda la custodia de los hijos
Denuncian que la actual legislación no respeta la presunción de inocencia y que obliga a los acusados a ser juzgados en 24 horas

vitoria. El hecho de que una mujer denuncie a su pareja por maltrato, por desgracia, ya no es noticia. El hecho de que interponga una acusación falsa para obtener un beneficio en el proceso de separación parece que no merece serlo. Pero los recovecos que facilita los abusos a la Ley de Violencia de Género son ya una realidad que, aunque no se cuente, existe. Una vuelta de tuerca perversa a una norma que nació con la pretensión de proteger a unas víctimas, y que ahora, en ocasiones, crea otras. Y de varios tipos. Las personas perjudicadas por esta práctica no son sólo los hombres que son falsamente acusados de maltrato; a las mujeres que realmente sufren este tipo de abusos físicos o psicológicos también se les hace un flaco favor.

Dicen las asociaciones de padres y madres separados que el problema de la Ley radica en su carácter sexista, una “estrategia institucional basada en la discriminación positiva”. “En primer lugar va en contra del hombre porque es discriminatoria, ya que se penaliza más o menos en base al sexo. Al tratarse de una Ley sexista, nunca se abordará el problema de forma global”, denuncia Rafael Rodrigo, portavoz de la Confederación Española de Padres y Madres Separados. Y es que, en nuestro ordenamiento jurídico un mismo hecho es constitutivo de delito si lo ejerce el hombre sobre la mujer y de falta si se da el caso contrario, o si lo practica cualquiera fuera de la familia. El derecho a la presunción de inocencia tampoco se contempla. Si una mujer denuncia a su pareja por maltrato, la policía detiene al hombre denunciado. No es necesario que ella presente pruebas.

Aunque resulte difícil de creer, cada vez son más los casos de instrumentalización de esta Ley, ya sea por venganza, por influir en la decisión del juez sobre la custodia de los hijos, o por recomendación expresa del jurista. “Es una tendencia que se está apreciando en Álava. Se utiliza para conseguir separaciones inmediatas y que una persona que me molesta abandone el domicilio. Está claro que va en perjuicio de las mujeres que realmente son maltratadas, y por su puesto de esos hombres falsamente acusados”, explica Mari Sol Palacios, vicepresidenta de la Asociación de Madres y Padres Separados de Álava Amapase. “A la asociación alavesa llegan destrozados. De repente se encuentran con 24 horas para recoger sus cosas y abandonar su casa. Y tienen que ver a sus hijos en un punto de encuentro, cuando en realidad no han hecho nada. Es un palo psicológico muy gordo porque son tratados como criminales y señalados con el dedo”. Desde la federación, se les ofrece apoyo psicológico y emocional, así como orientación jurídica. Y además, se lucha porque tengan en cuenta a colectivos como éste a la hora de legislar porque es muy difícil que una denuncia se descubra como falsa ya que, a pesar de no haber pruebas inculpatorias, tampoco las hay exculpatorias.

extendida El problema de esta mala praxis afecta ya a tantos hombres que hasta se han creado asociaciones expresamente dedicadas a la denuncia de esta realidad. José Luis Malavé es presidente de la Asociación de Denuncias Falsas y víctima al mismo tiempo. “La jueza de mi última declaración me dijo que iniciara alguna acción legal contra mi ex pareja porque ella pensaba que me había acusado falsamente. Pero incluso intuyéndolo, no se pudo demostrar. Mientras jueces y fiscales sigan sin perseguir las denuncias falsas, se destrozarán las vidas de muchos hombres”. En concreto, alrededor de 120.000 hombres al año se ven afectados en España por esta práctica, según datos de la Confederación Estatal de Asociaciones de Madres y Padres Separados.