Divorciados y separados podrán deducir el pago de pensiones al acceder a una VPO

por contra, los perceptores deberán declararlas como ingresos ante etxebide

La persona que deja el domicilio conyugal entra en los sorteos de forma “inmediata” en lugar de a los dos años

vitoria. Buenas noticias para las personas separadas y divorciadas que residen en la CAV y que desean acceder a las viviendas de Etxebide y Bizigune. El Gobierno Vasco ha modificado el decreto correspondiente a las viviendas públicas y ha decidido que cualquier ciudadano que pague una pensión compensatoria a su ex pareja podrá deducir este montante completo de su declaración de ingresos a la hora de solicitar un piso, tanto en régimen de compra como de alquiler. Una medida moderna con la que el Ejecutivo autonómico pretende “adaptar la normativa de la VPO a las nuevas circunstancias”.

Después de analizar el actual panorama familiar de la comunidad autónoma, los responsables de la consejería vasca de Vivienda han constatado que, desde el año 2001, se ha duplicado el volumen de separaciones o divorcios. Euskadi ha pasado de registrar 2.000 a 4.000 rupturas de pareja por ejercicio. Una circunstancia que da lugar a “situaciones complejas, ligadas a menudo a la asignación de la custodia y la vivienda”.

Para compensar el esfuerzo económico que representa el abono de una pensión compensatoria, el Departamento de Vivienda ha anunciado que, a partir de ahora, realizará modificaciones sustanciales en el cálculo de ingresos para acceder a los sorteos. Así, el ex cónyuge que tiene la obligación de pagar la pensión compensatoria “deberá probar documentalmente que la está pagando para poder minorar esta cantidad de sus ingresos a efectos de Etxebide”, según explicaron los portavoces de la consejería.

Esta corrección a la baja puede, en muchos casos, marcar la diferencia entre quedar excluido de las listas o formar parte de las bolsas de sorteo. “Puede permitir no superar los máximos de compra, fijados en 33.000 euros, o de ciertos tipos de alquiler cuyo tope está fijado en 21.000 euros”, precisaron. Pero también tendrá efectos sobre las personas perceptoras de las pensiones, ya que deberán declararlas como ingresos ante Etxebide a la hora de optar a una VPO.

La renovación del decreto que regula el régimen de las viviendas protegidas y las medidas financieras en materia de suelo y vivienda, resulta, a juicio de los responsables de Vivienda, “aún más necesaria tras la entrada en vigor de la Ley del Suelo”, ya que ha introducido importantes modificaciones. Concretamente, el articulado establece como novedad que “las pensiones compensatorias serán tenidas en cuenta tanto como ingreso del ex cónyuge que la perciba como minoración de ingresos del ex cónyuge obligado a abonarla, siempre y cuando el ex cónyuge obligado a abonar la pensión compensatoria pruebe documentalmente que la ha satisfecho de forma efectiva”.

Otra modificación que forma parte de las ya introducidas en el decreto, servirá para permitir que la persona que se ve obligada a abandonar el domicilio conyugal pueda participar en los sorteos “de forma inmediata” y no a los dos años como marca la norma anterior. Otra novedad es que, en caso de venta de la vivienda conyugal, también podrán tomar parte en los sorteos los dos ex miembros de la pareja siempre que la venta no supere los 75.000 euros.

cupo social Asimismo, los divorciados y separados residentes en la CAV pasarán a formar parte del cupo social para viviendas en alquiler, grupo en el que también tienen cabida las familias monoparentales y las mujeres que han sufrido maltrato, “un cupo que tiene mayor probabilidad de resultar agraciado en los sorteos”. Además, los separados y divorciados inscritos en el registro de Etxebide que tengan la custodia de los hijos compartida, “podrán hacer constar como unidad convivencial a dichos hijos en ambas solicitudes”.

En los casos de custodia no compartida, los hijos pasarán a formar parte de la unidad convivencial de la persona encargada de su cuidado. “El ex cónyuge no custodio podrá solicitar que se tenga en cuenta a dichos hijos a los efectos de las dimensiones o números de habitaciones de la futura vivienda”.

Otro cambio atañe a las renuncias. Anteriormente, si se rehusaba en dos ocasiones al piso adjudicado, el solicitante quedaba excluido de las rifas durante dos años. Ahora, dos renuncias expresas darán lugar a la exclusión automática de los registros durante dos años. Además, un rechazo tácito por no haber sido posible localizar al agraciado, también será motivo de exclusión, medida que animará a los solicitantes a mantener actualizados los datos de domicilio y teléfono de contacto.

Finalmente, el Gobierno Vasco establece que una renuncia expresa a cualquier programa de Etxebide “producirá la exclusión inmediata de dicho programa”.

 

About laura
lbx019@MPS