Informar para prevenir

La Asociación de Madres y Padres Separados de Álava (Amapase) se acerca a varios municipios rurales del territorio histórico para dar un taller sobre violencia de género con el que se pretende acercar la realidad de esta problemática a toda la población

la violencia de género es una de las lacras del siglo XXI. Los expertos aseguran que una de las soluciones para paliar esta realidad es una educación basada en el respeto, la equidad y la información. Por ello, desde la Asociación de Madres y Padres Separados de Álava (Amapase), en colaboración con la Diputación, se han puesto en marcha una serie de talleres que desde julio se vienen impartiendo en el medio rural.

Una zona que, por la lejanía de la capital, muchas veces queda apartada de este tipo de iniciativas, pero que afronta las mismas necesidades que el resto de la sociedad. Este colectivo pensó en la conveniencia de hacer llegar a los pueblos información acerca de la violencia de género para ayudar a posibles víctimas o concienciar al resto de la población sobre esta realidad. Pero sobre todo, con un fin didáctico y preventivo que deje un poso en la sociedad.

Bajo el título Prevenir la violencia de género construyendo la igualdad , más de 150 personas de localidades rurales conocerán de cerca esta problemática y despejarán dudas y clarificarán mitos erróneos y tabúes gracias a la docena de talleres que se han planeado y que llegarán a diversos puntos de la geografía alavesa. Hasta la fecha, ya se han impartido ocho cursos de dos sesiones en lugares como Okondo, Artziniega, Llodio, Murgia, Villanueva de Valdegovía, o Agurain. Ahora será el turno de Rioja Alavesa y Amurrio. El último ha sido en Dulantzi. Allí, los habitantes de la localidad presentaron gran interés con una amplia participación. En la primera sesión se habló de lo que la violencia de género implica en sí y se intentó echar abajo mitos y conceptos. Precisamente ésta es una de las tareas más complicadas. “Lo que más cuesta es que asuman de quién es la responsabilidad de la muerte y diferenciar este tipo de violencia de otra”, comenta Carmen Pérez, psicóloga encargada de impartir los talleres.

En la segunda sesión, que se impartió ayer, el curso cobra una dimensión aún más práctica con el tratamiento de la convivencia y la resolución de conflictos. Y no hay que pensar que esto es una cosa sólo de féminas ya que, a pesar de que son las asociaciones de mujeres de los pueblos las que están reclamando este curso, también ha habido hombres que han aprovechado las charlas.

“La gente viene porque la mayoría conoce a alguien que padece sobre todo violencia psicológica o también para recoger información y resolver inquietudes”, comenta. Algo que Carmen intenta cubrir. Ya se sabe, más vale prevenir que lamentar.

About laura
lbx019@MPS