La presión psicológica como arma contra el otro cónyuge

 el síndrome de alienación parental genera rechazo en el niño hacia el progenitor que no convive con él

vitoria. En 1985, el psiquiatra estadounidense Richard Gardner identificó el Síndrome de Alienación Parental (SAP) que, según el psicólogo clínico José Manuel Aguilar, se da en un tercio de las separaciones contenciosas. Tan científica denominación hace referencia a algo tan sencillo como común, la manipulación del menor por parte de uno de los progenitores para generar un sentimiento de rechazo hacia la otra parte, generalmente la que se ha quedado sin la custodia de los pequeños.

Aunque hay colectivos feministas que rechazan la existencia de este fenómeno, y achacan la resistencia del menor a pasar tiempo con el progenitor con el que habitualmente no convive a posibles malos tratos o negligencias (lógicamente hay casos en los que así es), hay un consenso bastante amplio sobre este síndrome.

Para la Plataforma por la Custodia Compartida, la presencia del SAP no es tanto culpa del progenitor encargado de cuidar de forma permanente de la niña o el niño como de los jueces, que “conculcan un derecho” al ser responsables de la alienación del niño con sus decisiones. “Esto explica -se añade desde la asociación- que difícilmente los jueces condenen a alguien por el concepto de alienación parental”.

Este síndrome se da cuando el custodio denigra y desprecia continuamente a su ex pareja ante sus hijos, de tal forma que los niños acaban por no desear estar con él o ella. El rechazo se puede prolongar durante años.

Si se tiene en cuenta la opinión del menor a la hora de decidir con quién ha de estar o cuántas horas ha de pasar con cada progenitor, tras una temporada en la que ha vivido sólo con uno de ellos, el difamador habrá ganado la batalla.

Según Àssun Pérez Aicart, “hay que hablar de este tema por la tele, de las madres que le calientan la cabeza a los hijos, porque el SAP existe. Debería estar muy mal visto socialmente y el Gobierno debería hacer campañas al respecto. Hace muy poco, los maltratos entre los matrimonios eran algo muy familiar y oculto. Hoy estamos muy concienciados”.

La portavoz feminista afirma que evidentemente la violencia de género existe, pero que la imagen que se está dando del Estado en torno a este tema no es real, y se aprovecha para abusar de la Ley. “Yo he estado hace poco con el Defensor del Menor y lo tiene muy claro, pero no se hace nada”, afirma.

En Euskadi, sólo el 8,2% de las parejas con hijos que se separan o divorcian ha elegido el régimen de custodia compartida, frente a un 86,5% de los casos en los que la mujer se queda al cuidado de los hijos, y un 5,3% de varones que se quedan en casa con los niños. Las cifras de la custodia compartida son incluso inferiores a las del Estado, donde el 9,6% de estos traumáticos procesos acaban con una igualdad de responsabilidades por parte de ambos progenitores. >t.d.

About laura
lbx019@MPS