El divorcio pierde fuelle en Álava

La cifra de matrimonios rotos ha caído un 15% en la provincia en el último año debido, en parte, a una crisis que hace que muchas parejas aplacen ese paso

Los alaveses se divorcian menos. Eso es lo que revelan las estadísticas judiciales, que hablan de un total de 691 rupturas matrimoniales el pasado año en Álava, un 15% menos que en 2007, cuando los jueces revisaron más de 15 divorcios y separaciones cada semana. En el conjunto del País Vasco, esta caída ha sido menos acusada, de apenas un 9%, con 4.930 rupturas selladas a lo largo de 2008, de acuerdo con los datos del Consejo General del Poder Judicial.
Las razones de esta pérdida de fuelle de los divorcios en la provincia son difíciles de explicar. En las tertulias locales se culpa a la crisis del hecho de que muchas parejas rotas decidan soportarse algún tiempo más, aunque sólo sea hasta que el temporal económico escampe. Sin embargo, la vicepresidenta de la Asociación de Madres y Padres Separados de Álava, Marisol Palacios, no tiene tan claro que ese sea un factor determinante. «Está claro que afecta, que los matrimonios en crisis hacen más números y meditan más, pero si la relación está muy deteriorada, al final acaban dando el paso de separarse», indica.
Palacios recuerda que en Álava lo peor de la recesión comenzó a notarse tras el pasado verano y que sus efectos van a más, con lo que habrá que esperar al cierre de este año para saber hasta qué punto los ERE que afectan ya a 11.000 personas y las colas de paro han mermado los divorcios y separaciones.
Cero nulidades
Los números de rupturas de 2008 realmente no guardan relación con el incremento de la cifra de desempleados. El primer trimestre arrancó con una media de 45 separaciones al mes y el último, con la coyuntura económica en estado de shock, cerró con una cifra similar de 46 liquidaciones matrimoniales.
Las estadísticas judiciales incluyen tanto las nulidades como los divorcios o las separaciones. Esta última figura empieza a ser residual, ya que muy pocas parejas – 41 en todo el año- optan por ella desde que entró en vigor en 2005 el denominado ‘divorcio exprés’, que suprime la obligatoriedad de dar ese paso de manera previa.
Otra cosa que caracteriza a los alaveses es su inclinación por tratar de consensuar su divorcio o separación. Seis de cada diez parejas que decidieron el pasado año poner fin a su matrimonio lo hicieron de mutuo acuerdo. Los motivos de las separaciones no amistosas son por lo general la custodia de los hijos y el reparto de la hipoteca.
Ese mismo ejercicio no hubo ninguna nulidad matrimonial y dato que choca con lo que ocurre en Valencia o en las provincias andaluzas. Mientras que en el País Vasco sólo una pareja logró la nulidad, en la comunidad autónoma más sureña lo hicieron 25 y en Valencia, 31.