Las separaciones caen un 13% en Álava

crecen los casos de impago en pensiones alimenticias

También lo hacen las peticiones de custodia compartida, sobre todo por parte de hombres

vitoria. Cuando hay menos dinero, el número de divorcios y separaciones disminuye. Es una ciencia casi exacta que se vuelve a materializar en el actual contexto de crisis económica. De hecho, según los datos proporcionados por la Federación de Euskadi de Madres y Padres Separados, Kidetza, en Álava hubo, durante 2008, 112 separaciones menos, un 12,8% menos que las registradas en el año anterior.

Los principales motivos de este descenso en el número de separaciones se circunscriben en la dificultad que ambos cónyuges encuentran para vender el piso o para acceder a Viviendas de Protección Oficial (VPO), bien porque no les otorgan préstamos, bien porque no computan ingresos netos. Además, también se dan muchas situaciones en las que el desempleo de los implicados en la separación impide la ruptura.

Por todo ello, según Kidetza, se están produciendo cada vez más casos en los que el sujeto no puede hacer frente a todos los gastos y deja de pagar las pensiones alimenticias o los créditos hipotecarios de las viviendas exconyugales. Con el objetivo de paliar estas incidencias, la Federación propone que en los Presupuestos de 2010 se destine una cantidad de tres millones de euros para crear un fondo de garantía social destinado a situaciones de impago de pensiones alimenticias.

Manipulación de menores La falta de dinero no sólo causa problemas en el marco de lo material. Las estadísticas proporcionadas por el colectivo de madres y padres separados asegura que en el último año ha aumentado la utilización y manipulación de los menores ante situaciones de divorcio. Por eso, se perfila “como medida urgente” regular la custodia compartida como norma en Euskadi e instar al Gobierno central para que modifique la Ley del Divorcio.

Además, aunque un porcentaje alto de las separaciones todavía se produce por consenso de ambas partes, el nivel de contenciosidad (es decir, de divorcios no amistosos) ha aumentado un 2,3% en Álava, frente al incremento de, por ejemplo, el 0,2% en Bilbao o el descenso generalizado en el resto del Estado.

Pero no todos los datos proporcionados por Kidetza muestran situaciones negativas. De hecho, las peticiones de custodia compartida son cada vez más (llama la atención, sobre todo, el incremento de éstas solicitudes por parte de hombres). Además, la mediación familiar se ha consolidado ya como recurso imprescindible para articular cualquier acción en el que se vea implicado un menor.

Por otra parte, la Federación establece que el tramo de 35 a 45 años es, ahora mismo, el que más se divorcia, y asegura que el número de hijos por familia es de 1 ó 2, cifras superiores a los datos ofrecidos en años anteriores cuando muchas de las parejas divorciadas no tenía ningún descendiente.

Asimismo, desde Kidetza confirman que la gente se encuentra “cada vez más sola después del divorcio” y necesita, por tanto, apoyos para su resocialización.